Cómo invertir en tiempos de incertidumbre

Cada día parece que el mundo está más interconectado. Si mira cualquier canal de televisión financiero o lee las noticias en línea, lo más probable es que se dé cuenta de cómo los acontecimientos en un país parecen tener un efecto cada vez mayor en otros países del mundo.

Ciertos aspectos de la globalización pueden tener beneficios positivos, pero cuando ocurren amenazas de crisis financiera, guerra, recesión global, desequilibrios comerciales, etc., a menudo se habla de mover dinero hacia inversiones más seguras y aumentar los déficits gubernamentales. Esta creciente incertidumbre puede confundir incluso al inversor bien informado.

Conclusiones clave

  • Siempre existe un nivel de riesgo e incertidumbre al invertir que aumenta en tiempos de guerras, recesiones, pandemias y otros acontecimientos negativos.
  • Cuando llegan tiempos difíciles, los inversores trasladan su dinero de las acciones a activos más seguros, como metales preciosos, bonos gubernamentales e instrumentos del mercado monetario.
  • El movimiento de capital inversor de acciones a activos más seguros hace que el mercado de valores se deprecie.
  • La incertidumbre afecta a la economía tanto a nivel micro como macro: en el nivel micro se centra en las empresas y los individuos, mientras que en el nivel macro se centra en la economía en general, como los precios mundiales del petróleo y la fuga de capitales.
  • Estar bien informado y ajustar su estrategia de inversión a medida que los acontecimientos cambian con el tiempo le permitirá invertir sabiamente en tiempos de incertidumbre.
  • La diversificación es una estrategia de inversión clave que evita pérdidas significativas si un área de su cartera sufre un duro golpe.

El impacto de la incertidumbre en la inversión

Cada vez que se pone en riesgo dinero en un intento de obtener ganancias, existe un nivel inherente de incertidumbre. Cuando surgen nuevas amenazas como la guerra o la recesión, el nivel de incertidumbre aumenta significativamente ya que las empresas ya no pueden predecir con precisión sus ganancias futuras.

Como resultado, los inversores institucionales reducirán sus tenencias en acciones consideradas inseguras y trasladarán los fondos a otras clases de activos como metales preciosos, bonos gubernamentales e instrumentos del mercado monetario. Esta liquidación, que se produce cuando grandes carteras se reposicionan, puede provocar una depreciación del mercado de valores.

La incertidumbre es la incapacidad de pronosticar eventos futuros. La gente no puede predecir el alcance de una posible recesión, cuándo comenzará o terminará, cuánto costará o qué empresas podrán salir ilesas.

La mayoría de las empresas normalmente predicen las tendencias de ventas y producción que el público inversor seguirá asumiendo condiciones normales del mercado, pero los crecientes niveles de incertidumbre pueden hacer que estas cifras sean significativamente inexactas.

Riesgos micro y macro

La incertidumbre en sí misma puede afectar la economía tanto a nivel micro como macro. La incertidumbre a nivel micro se centra en el efecto sobre las empresas individuales dentro de una economía enfrentada a la amenaza de guerra o recesión, mientras que la incertidumbre a nivel macro tiende a mirar más a la economía en su conjunto.

Microriesgos

Desde un punto de vista microempresarial y específico de la empresa, la incertidumbre constituye una gran preocupación para quienes producen bienes de consumo todos los días. Por ejemplo, el consumo puede caer ante la amenaza de una recesión a medida que las personas se abstengan de comprar automóviles nuevos, aparatos electrónicos y otros artículos no esenciales.

Esta incertidumbre puede obligar a las empresas de ciertos sectores a despedir a algunos de sus empleados para combatir los impactos de las menores ventas. El nivel de incertidumbre que rodea las ventas de una empresa también se extiende al mercado de valores. En consecuencia, los precios de las acciones de las empresas que producen bienes no esenciales a veces experimentan una liquidación cuando aumentan los niveles de incertidumbre.

Riesgos macroeconómicos

A nivel macro, la incertidumbre aumenta si los países en guerra son importantes proveedores o consumidores de bienes. Un buen ejemplo es un país que suministra una gran parte del petróleo mundial. Si este país entrara en guerra, aumentaría la incertidumbre sobre el nivel de las reservas mundiales de petróleo. Debido a que la demanda de petróleo sería alta y la oferta incierta, un país incapaz de producir suficiente petróleo dentro de sus propias fronteras tendría que asegurarse de almacenar suficiente petróleo para cubrir las operaciones. Como resultado, el precio del petróleo aumentaría.

Otro evento a nivel macro que afecta a empresas e inversores es la fuga de capitales y la devaluación de los tipos de cambio. Cuando un país enfrenta la amenaza de una guerra o una recesión, su economía se considera incierta.

Los inversores intentan alejar su moneda de fuentes inestables hacia fuentes estables; se puede vender la moneda de un país bajo amenaza de guerra y comprar en su lugar monedas de países sin amenaza de guerra. El inversor medio probablemente no haría esto, pero los grandes inversores institucionales y los operadores de futuros de divisas sí lo harían. Estas acciones se traducen en una devaluación de los tipos de cambio.

Estrategias de inversión para tiempos de incertidumbre

Cuando surgen situaciones de mayor incertidumbre, la mejor defensa es estar lo mejor informado posible. Manténgase actualizado siguiendo las noticias que impactan los mercados e investigando empresas individuales. Analizar qué sectores tienen más que ganar y perder en una crisis y decidir un plan a largo plazo.

Invertir en oro ha sido una estrategia popular durante tiempos económicos difíciles, principalmente porque el oro tiene un valor intrínseco.

Los tiempos de mayor incertidumbre pueden generar grandes oportunidades para los inversores que se posicionen para aprovecharlas. Algunos inversores podrían decidir pasar a la ofensiva y buscar empresas que proporcionen bienes o servicios que generen grandes rendimientos cuando las cosas mejoren. Es difícil comprometer capital en tiempos de incertidumbre, pero a menudo puede generar enormes recompensas a largo plazo. Aquellos que quieran mitigar la incertidumbre y el riesgo podrían contentarse con dejar su dinero donde está o quizás trasladarlo a valores más seguros.

La diversificación es siempre una táctica de inversión clave y no sólo en tiempos de incertidumbre. Tener sus inversiones repartidas en una variedad de activos, como acciones, bonos y metales preciosos, ayuda a suavizar el golpe si un área se deprecia rápidamente.

Además, invertir en diferentes regiones y diferentes sectores e industrias también aumenta la diversificación. Por ejemplo, si tuviera todas sus inversiones en compañías petroleras y los precios del petróleo se desplomaran debido al estallido de una guerra en el Medio Oriente, corre un riesgo significativo de sufrir pérdidas. Ahora bien, si también tuvieras inversiones en el sector tecnológico y energías renovables, tu cartera no se vería tan afectada.

La línea de fondo

Independientemente de la estrategia que decida adoptar (si corresponde), no puede equivocarse a largo plazo si se mantiene bien informado y se encuentra en una posición que le permita aprovechar los precios cuando las cosas se reviertan. Ser capaz de estar al tanto de las noticias y ajustar su cartera en consecuencia le ayudará a invertir sabiamente en tiempos de incertidumbre.

Puedes marcar esta página
LEER  Cómo comprar acciones en eToro - word